• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Separar ambientes sin realizar grandes reformas es una opción sencilla que nos dará la oportunidad de crear espacios diferenciados. Aunque vivimos en una época en la que priman las grandes salas abiertas para disfrutar de lo luminoso y de la sensación de amplitud, a veces es necesario crear diferentes espacios que nos otorguen una mayor funcionalidad en nuestro hogar.

Sin embargo, también es posible separar espacios sin renunciar a la sensación de amplitud. Y, sobre todo, sin tener que emprender grandes y molestas obras. Es decir, no hace falta levantar paredes para separar ambientes. Desde el estudio de interiorismo en Madrid Teresa Galán, hoy os traemos unas cuantas ideas para separar ambientes sin tener que realizar grandes reformas.

 

Planificando los diferentes espacios

Todos estamos de acuerdo en que las obras dentro de casa son un incordio. A veces es inevitable emprenderlas, pero cuando se trata de una reforma menor, si podemos evitarlas es mucho mejor. No obstante y, como os decimos siempre, antes de iniciar cualquier tipo de reforma debemos planificarla.

Por eso, si disponemos de un gran espacio en casa que queremos dividir para crear ambientes diferentes, lo primero será tener una noción clara de qué efecto queremos lograr. Para ello debemos tomar medidas de la habitación. Elegir el punto exacto en el que queremos colocar la separación. También tenemos que prestar atención a la decoración que será nuestra gran aliada en este caso.

Realizar un dibujo, aunque sea esquemático, de lo que nos gustaría nos ayudará a enfocar la reforma. En el estudio de diseño de interiores en Madrid de Teresa Galán te ayudaremos a mostrar de un modo gráfico, cómo será el antes y el después de tu reforma.

 

Separar ambientes sin levantar paredes

«Divide y vencerás» es un lema que nos viene muy bien para la ocasión. Separar ambientes es en realidad algo muy sencillo, en ocasiones lo podremos conseguir con un simple efecto visual. Por ejemplo un cambio en el color o el tono de la pintura de la pared, o un suelo diferente marcarán el salto de un espacio a otro.

Especialmente en los pisos o apartamentos pequeños se valora la sensación de amplitud, por eso los espacios abiertos son tan importantes. Sin embargo, a veces necesitaremos delimitar dónde acaba la zona de la cocina y dónde empieza la del comedor. O crear una división que nos de privacidad para separar la habitación del salón. Lograr hacerlo sin renunciar a la transparencia que permite el paso de luz es uno de los objetivos de separar ambientes sin grandes reformas.

Utilizar puertas correderas

Las puertas correderas son una solución muy práctica que nos permiten separar ambientes pero solo cuando queramos. podemos considerarlas como una especie de paredes móviles que además pueden adaptar sus materiales y color a la decoración general.

Librerías o estanterías separadoras

La industria del mueble está en contínua evolución. Actualmente, podemos encontrar diferentes tipos de estanterías de materiales heterogéneos como la madera, el metal, el cristal, etc. En cualquier caso tienen en común, disponer de espacios huecos que podemos aprovechar para colocar libros y otros objetos decorativos. Además, permiten el paso de la luz y ejercen como muros no sólidos.

Encimera o isleta

En una casa de concepto abierto, separar la cocina del comedor puede ser tan sencillo como colocar una encimera o una isleta que además amplían la superficie útil.

En otras ocasiones la colocación de cortinas o incluso la disposición de los muebles, como los sofás o librerías bajas, pueden ser elementos válidos para separar ambientes.

No debemos perder de vista que lo que estamos buscando con la separación de ambientes es lograr sacar el máximo partido del espacio. esperamos haberos dado unas cuantas ideas efectivas.