• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Bienvenidos amantes de los libros, hoy os dedicamos nuestro espacio. Joseph Addison  fue un poeta y ensayista inglés que dijo que “leer es para la mente lo que el ejercicio físico es para el cuerpo“. Y es que la ciencia ha demostrado que leer, al menos 20 minutos al día, contribuye a fortalecer las conexiones de nuestras neuronas, a mejorar nuestra memoria, a aumentar el flujo sanguíneo del cerebro, lo que ayuda a prevenir la degeneración cognitiva.  La lectura nos ayuda a ser más perceptivos, a mejorar nuestros niveles de concentración y a aumentar nuestra empatía, al fin y al cabo solemos identificarnos con el protagonista.

Ya seas de los que prefieres utilizar un ebook, o disfrutes del tacto de pasar las páginas en un libro tradicional, creemos que todos estos beneficios bien merecen que dediques un tiempo a planificar tu rincón ideal de lectura.

 

Buscando el rincón de lectura ideal

En realidad, un rincón de lectura no necesita de mucho espacio, por eso podemos situarlo prácticamente en cualquier estancia de nuestro hogar. Es más, podemos aprovechar aquellos lugares que nos parecen demasiado pequeños para formar una estancia por sí mismos, bien sea el hueco de una escalera o esa zona en la que el techo es demasiado bajo.

Un rincón de lectura será el espacio en el que desconectemos del mundo, una especie de refugio de calma. Simplemente hay dos características indispensables que sea un lugar luminoso y que tenga un asiento cómodo. Obviamente desde la experiencia que nos aporta nuestro trabajo en el mundo del diseño de interiores en Madrid, tenemos claro que en la percepción que tenemos del espacio influyen muchos más factores, como el color de las paredes y los muebles, por eso debemos hacerlo lo suficientemente agradable y cómodo para que deseemos pasar tiempo en él.

 

 

Decorando nuestro rincón de lectura

Con respecto a la luz, lo ideal es que combinemos en nuestro rincón de lectura dos fuentes, la principal de luz natural, si disponemos de grandes ventanales será lo ideal y otro punto de luz artificial independiente para cuando la luz del día decline, ya que cuidar la vista es muy importante.

Aprovechar los espacios junto a las ventanas puede proporcionarnos también amplios espacios donde colocar cómodos asientos, ya estén formados por colchones o mullidos cojines. En cualquier caso los cojines nos servirán como elemento de apoyo que aportará comodidad, pero también como elemento decorativo que nos proporcionará diferentes combinaciones de texturas y colores que podremos combinar con cálidas mantas.

 

 

Colocar baldas o estanterías, ayudará a convertir nuestro rincón de lectura en una pequeña biblioteca, en la que podemos jugar con los tonos claros y oscuros y la madera. El blanco de las paredes y de las estanterías aporta sensación de luminosidad y de amplitud y combina bien con los tonos tierra.

Si contamos con una fuente de luz natural directa lo suficientemente grande, podemos jugar con tonos más oscuros en las paredes y las estanterías, jugando con diferentes texturas que nos permiten crear un espacio más masculino.

 

 

Debemos prestar especial atención a los detalles, nuestro rincón de lectura debe resultar agradable e invitar a pasar tiempo en él, por eso debe primar el orden y la armonía. Podemos colocar en las estanterías o en puntos de apoyo como pequeñas mesas, elementos decorativos que nos resulten agradables. También plantas que siempre aportan sensación de hogar y además contribuyen a limpiar el ambiente

Si buscáis ayuda para diseñar vuestro rincón de lectura ideal  no dudéis en acudir a nuestro estudio de interiorismo en Madrid. Os deseamos feliz lectura, hasta la semana que viene.

 

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán