• Sin Productos en el Carrito
0
  • Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Nuestro hogar es un reflejo de nuestra personalidad y la decoración de nuestra casa es una forma de expresarnos y sacar lo mejor de nosotros mismos. En este sentido, colores y objetos decorativos nos sirven como apoyo para crear estancias en las que sentirnos bien y poder disfrutar hasta el último rincón de las mismas.

Una de las tendencias que estamos viendo mucho son los columpios o sillas colgantes que pueden integrarse perfectamente en la decoración de las distintas estancias de nuestra casa. Estos objetos se integran en la decoración de nuestro hogar para formar parte de ella de manera natural.

 

Creando espacios con columpios de interior

Por lo general, estamos acostumbrados a asociar los columpios y las hamacas con los espacios de exterior, con jardines y parques, pero el ámbito del diseño de interiores, ha convertido los columpios de interior en una tendencia cada vez más interesante. Desde hace tiempo podíamos verlos integrados en las casas de decoración nórdica, especialmente en las habitaciones infantiles, y en la decoración hygge, pero de ahí han ido extendiéndose al resto de la casa y a diferentes tipos de decoraciones.

 

 

La sensación de mecerse suavemente es muy agradable, nos devuelve a bonitos recuerdos de infancia, pero también a la calma y a la atemporalidad, por eso a través de un columpio podemos crear un espacio donde relajarnos y despertar nuestro espíritu lúdico.

Los columpios adquieren variadas formas y  se realizan de muchos materiales diferentes, siendo tendencia la madera natural, el mimbre trenzado y los metales. A pesar de que en un principio alguien pueda pensar que son aparatosos o que ocupan mucho espacio, a la hora de la verdad resulta todo lo contrario, su instalación es sencilla y pueden ser muy útiles para aprovechar los espacios más difíciles de la casa, esos demasiado pequeños para constituir una estancia individualizada.

 

 

En la sala de estar podemos colocar columpios grandes, se convertirán en el eje focal protagonista  de la habitación, al igual que podemos hacer si tenemos la suerte de tener una terraza. A veces no necesitan estar realizados en materiales muy sofisticados, con un sencillo palé de madera y unas cuerdas gruesas se puede conseguir un columpio de tipo rústico muy especial, añadirle cojines y mantas lo convertirá en un espacio muy cálido y acogedor.

Colocados cerca de una fuente de luz, si es natural mejor, los columpios en forma de huevo o redondeados pueden devenir un espacio de lectura ideal ya sea en la sala o a lo mejor en tu habitación.

 

 

 

Nuestra experiencia con columpios de interior

En nuestro estudio interiorismo de Madrid nos gusta mucho crear diseños con columpios, suelen ser espacios que tienen una personalidad muy destacada, los columpios se convierten claramente en los protagonistas (te aseguramos que será el sitio que querrán ocupar todos tus amigos), convierten el espacio en elegante y acogedor, pero a la par le dan un toque lúdico y original. Son una solución ideal para terrazas y para salones con un aire minimalista.

 

 

Este diseño lo podéis ver directamente en nuestra tienda de decoración en Madrid. Su original forma ojival a medio camino entre una hamaca y un sillón, la sencillez de sus materiales, tela, madera y cuerda, y su color crudo tan fácil de combinar, lo convierten en el columpio perfecto para crear un espacio donde relajarse, dejándote mecer por agradables pensamientos.

 

 

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán