• Sin Productos en el Carrito
0
  • Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Todos los que seáis amantes del buen vino estaréis familiarizados con el color burdeos, se trata de un color intenso que va del rojo oscuro al rojo púrpura y que es el que caracteriza a este tipo de bebida.

El mundo del diseño y la decoración de interiores puede ser una experiencia multisensorial y apasionante, por eso hoy queremos brindar con vosotros mientras os hablamos del color burdeos.

Rojo Burdeos un color elegante y pasional

El color rojo burdeos recibe también las denominaciones de burdeo, bordó o bordeaux, a veces se emplea como sinónimo el rojo guinda. Su nombre proviene del color característico de los vinos de la región del Bordelais francesa, concretamente de la ciudad de Burdeos. Se trata de un rojo purpureo que tiene mucha personalidad, tradicionalmente, el rojo burdeos ha sido muy utilizado para teñir telas y cueros.

Se trata de un color dominante, puede que no ser apto para todos los gustos, quizás en espacios pequeños pueda llegar a saturar, pero utilizado en salas grandes o solo en algunas paredes creará un punto dramático que lo convertirá en el punto focal principal. Podemos utilizarlo en una pared combinando la decoración en colores arena, blancos o madera  que conseguirán matizarlo consiguiendo crear un ambiente elegante y sofisticado.

 

 

Es un color apropiado para todas las estancias de la casa y que además permite combinarse con una gran variedad de colores. En un salón podemos pintar la pared principal de rojo burdeos, utilizando en los muebles y el resto de la decoración tonos madera y grises. De esta manera la sofisticación del rojo burdeos quedará dulcificada con la calidez del resto de los elementos, incluso si queremos dar un toque de original osadía podemos introducir diversos elementos de color amarillo mostaza.

 

 

Si pintar toda una pared de rojo burdeos nos parece excesivo, podemos servirnos igual de su fuerza utilizándolo en el mobiliario que colocaremos sobre un fondo claro. Los muebles servirán en este caso de punto focal pero la predominancia del color burdeos se reducirá un poco.

Otra opción a la vez clásica, elegante y sensual es utilizar el rojo burdeos en el tapizado de butacas o sofás. A través de su empleo conseguiremos aportar un toque de vigorosa sofisticación y lujo.  Incluso utilizado para tapizar la cabecera de la cama y otros elementos del dormitorio aportará un toque estimulante y pasional que lucirá perfecto con tonos grises y perla.

 

 

Trabajando con el rojo burdeos

En nuestro estudio de interiorismo en Madrid nos decantamos por el color rojo burdeos cada vez que un cliente nos pide que creemos para él un espacio sofisticado y elegante con un punto de sensualidad. Unos muebles de cocina rojo burdeos pueden combinar a la perfección con las encimeras negras. En un baño los tonos burdeos pueden aportar elegancia y sensualidad. Mientras que a veces simplemente con variar la decoración interiores Madrid, utilizando el rojo burdeos en cojines, ropa de cama, alfombras o cortinas combinado bien con toques de negro o con tonos claros puede aportar elegancia a la estancia.

 

 

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán