• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Cada año por estas fechas, el mundo del diseño espera saber con expectación qué color reinará los próximos doce meses. El prestigioso encargado de decidirlo es Pantone, creador del famoso sistema de identificación y clasificación de colores. ¿Y cuál es el elegido para el 2019? El Living Coral, que veremos tanto en las pasarelas como en el diseño de interiores. En este post vamos a hacer un repaso a las mejores ideas para incluirlo en la decoración de tu hogar.

 

En espacios en los que predominan los colores oscuros

 

Los colores vivos como el Living Coral son ideales para aportar una nota de color a los espacios en los que los tonos oscuros son los que dominan la estancia. Además, aunque se trata de un color alegre, no llega a ser demasiado llamativo por lo que se funde con el resto de la decoración sin resultar agresivo.

 

 

Si no nos atrevemos a incorporar una pieza de grandes dimensiones, siempre podemos recurrir a elementos decorativos pequeños. Por ejemplo, colocando notas de color Living Coral en textiles como cojines o mantas. Como será el tono predominante, las marcas lanzarán colecciones que lo utilicen. Por eso, habrá telas y estampados de todos los estilos de este color.

 

Otra de las formas más sencillas de hacer que el Living Coral sea un foco de atención en estancias oscuras es a través de la iluminación. Algo tan sencillo como una lámpara de mesa en mesillas de noche y mesas auxiliares o quizá una lámpara de techo de diseño destacarán en ambientes donde colores como el gris, el azul marino o el negro son los protagonistas.

 

 

En todo tipo de paredes

 

Para todos aquellos a los que les guste renovar la imagen de su hogar para adaptarse a las nuevas tendencias, existirán todo tipo de opciones para vestir las paredes de Living Coral. En primer lugar, se puede incorporar pintando las paredes de las estancias que queramos actualizar. Todas las marcas de este tipo de pintura contarán con este color. Pero si crees que se trata de un espacio demasiado pequeño, siempre puedes utilizarlo como base y elegir uno similar con mayor brillo o luminosidad.

 

Otra de las opciones es elegir solo una de las paredes, que será la que centre toda la atención de la habitación. El resto puedes pintarlas de tonos claros y oscuros según el contraste que quieras crear. O bien puedes decantarte por colocar en las restantes algún tipo de papel pintado estampado que combine con el Living Coral.

 

 

Aunque si quieres seguir las tendencias al máximo, la mejor opción es colocar papel pintado que además de ser de este color coral, tenga relieve. Durante el 2018 fue uno de los elementos decorativos que más se ha consolidado, por lo que lograrás un acabado a la última combinando ambas características.

 

 

En estancias de tonos naturales o pastel

 

Una de las mejores características del Living Coral es la facilidad con la que se combina con otros tonos y estilos que en principio pueden parecer antagonistas. Por eso, aunque ya hemos mencionado que encaja a la perfección con colores como el gris o el negro, también se integra en decoraciones que emplean los tonos opuestos de la gama cromática.

 

 

Pero la capacidad de adaptación del Living Coral no se limita a los colores de tonos neutros y naturales. Es una de las opciones que mejor encaja con los materiales de este tipo de acabados. Por eso es perfecto para estancias con paredes de ladrillo visto, estucadas o de adobe. También en aquellas en las que predominan piezas elaboradas con madera en su forma más pura o mimbre, o metales como el cobre y el oro rosa.

 

 

En estilos eclécticos

 

Por último, el Living Coral es uno de los colores que se emplean de forma más natural en estilos eclécticos y de temática arabesca. Este tipo de diseños emplean colores muy vivos que crean un contraste único entre ellos, como el turquesa y el azul eléctrico, todos ellos en su tonalidad más vibrante. El resultado es un espacio vivo y energético que transmite alegría.

 

 

Para que todos estos colores combinen entre sí, apóyate en los detalles pequeños. Utiliza cojines, manteles, menaje y cortinas de estampado jacquard que incorpore los colores y mézclalos con otros de tonos sólidos. Conseguirás un diseño único y personal imposible de imitar.

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán