• Sin Productos en el Carrito
0
  • Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Si la cama es la reina del mobiliario de cualquier casa, el sofá es el rey. Protagonista indiscutible del salón, es el espacio que ocupamos para descansar mientras disfrutamos de nuestras horas de ocio y también para socializar, pues a la mayoría de las visitas las recibimos en el salón.

El sofá es como una extensión de la personalidad del dueño de la casa, debe ser cómodo y funcional, pero también puede ser grande o pequeño, discreto o llamativo, puede compartir el protagonismo con otros elementos decorativos o ser el eje en torno al que gira todo lo demás. Una de sus características fundamentales será el material en el que esté fabricado, desde hace unos años hemos observado que los sofás de terciopelo son una de esas tendencias que llegan para quedarse, de eso va el post de hoy.

 

 

El terciopelo en la decoración: versátil y elegante

Muchas veces hablamos de la proximidad que existe entre el mundo de la moda y el del diseño de interiores Madrid, ver a las famosas vestidas con elegantes vestidos de terciopelo ha sido un clásico intemporal, pero en el diseño de interiores hubo unos años en los que el terciopelo desapareció, ya que se asociaba a la decoración barroca o antigua.

Hoy en día esto ha cambiado mucho,  podemos hablar de varios terciopelos, los que se fabrican con base natural, bien sea seda o algodón y los que lo hacen con base sintética como el acetato, el rayón o mezclas de fibras, lo que ha logrado abaratar mucho su coste y que podamos hablar de la nueva revolución del tapizado con terciopelo.

Lo cierto es que la asociación del sofá y el terciopelo es bastante natural, por la suavidad, el brillo y la calidez que emana de este material. Indudablemente el terciopelo siempre aporta un toque elegante, pero es un material muy versátil que va bien en prácticamente cualquier estilo decorativo, incluyendo el industrial, el nórdico e incluso el rústico.

 

 

 

 

Eligiendo un sofá de terciopelo

El nuevo terciopelo sigue siendo un material muy distintivo, por lo que debemos tener claro que un sofá de terciopelo va a tener una gran personalidad y aportar un toque de sofisticación a nuestro salón. Pero además, gracias a los nuevos colores y texturas mucho más ligeras y resistentes nos ofrecerá una increíble gama de opciones en cuanto a la decoración de interiores Madrid.

Un sofá de dos amplias plazas, tapizado en un terciopelo gris oscuro, se convertirá fácilmente en el protagonista de un salón rústico en el que predominan materiales como la madera y el mimbre.

 

 

 

Pero combinará del mismo modo perfectamente bien en un salón de tipo más clásico, donde el gris sea el color fundamental. Para darles un poco de vida, podemos añadir a los butacones de terciopelo gris unos cojines también de terciopelo pero en tonos verdes.

En los hogares más modernos, donde los salones suelen ser muy amplios y disponer de mucha luz, pero la decoración es más minimalista, un enorme sofá de terciopelo en color crudo puede convertirse en el perfecto protagonista.

Un sofá azul oscuro suena muy original y vanguardista y el terciopelo le dará ese aire sumamente acogedor y suave. Mientras que podemos crear un contraste, muy llamativo pero a la vez elegante, con una butaca de terciopelo amarillo mostaza. Y, ¿por qué no convertir esa butaca amarilla en la protagonista de un acogedor rincón de lectura en el que desearás pasar muchas horas de tu vida?

 

 

Desde Teresa Galán os recomendamos los sofás de terciopelo como una excelente opción para decorar vuestro salón, estamos convencidos que da igual el estilo del sofá que elijáis como material, el terciopelo encajará bien y le aportará su toque atemporal. Además, si tenéis niños pequeños o mascotas en casa os recordamos que podéis encontrar sofás de terciopelo lavable, antimanchas y menos sensibles a las marcas de uso.

 

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán