• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Probablemente la mesa sea uno de los primeros muebles que existieron, un simple tablero plano y unos apoyos hacen posible mantener la comida y los objetos lejos del suelo. En la actualidad, existe una inmensa variedad de tipos de mesas y su versatilidad hace que las podamos encontrar en variados usos que van desde la mesa de comedor, mesa de cocina, mesitas auxiliares, mesas de escritorio etc. y en materiales diversos que las dotan de personalidad y originalidad.

El mármol es un material sumamente apreciado desde la antigüedad por artistas, arquitectos y también, cómo no, en la decoración de interiores Madrid. El post de hoy lo dedicamos a hablar sobre las mesas de mármol y su integración en prácticamente cualquier estancia de la casa.

 

Mesas de mármol atemporales

Podemos decir que el mármol es el material eterno, un clásico que ha conseguido mantener su protagonismo a pesar del paso del tiempo. Y es que es innegable que el mármol tiene un especial poder de seducción que consigue transmitir elegancia al espacio donde se ubica. Durante mucho tiempo hemos visto como el mármol viste y dignifica paredes, encimeras y suelos, pero también los muebles de mármol consiguen cobrar un especial protagonismoUna mesa de mármol se convertirá en una de las protagonistas de nuestra decoración y con muy pocos cuidados resistirá como nueva el paso del tiempo.

Lejos de lo que se pueda pensar, una mesa de mármol puede integrarse en la decoración de cualquier estilo, siempre que de combine con los materiales adecuados, de hecho es muy habitual ver mesas de mármol en espacios minimalistas o que siguen la decoración nórdica. La frialdad del mármol puede verse atenuada por su combinación con metales dorados o cobres e incluso con maderas dando pie a una combinación muy armónica.

Como ejemplo una mesa de comedor de mármol oscuro, cuyo brillo atrae la mirada,  que además se puede plegar en función del espacio que necesitemos y tiene unos originales soportes de madera.

 

 

O estas pequeñas mesas auxiliares de forma redonda que juegan con el metal dorado, el tamaño y la altura para crear un espacio de lo más original e innovador sin renunciar al toque de luz que aporta el mármol blanco y la elegancia.

 

 

Similar efecto de originalidad se puede lograr con dos mesitas rectangulares que utilizan una base de metal que nos recuerda a un juego de mecano haciendo patente la tridimensionalidad del espacio. Combinando el mármol blanco y negro conseguimos un contraste que aporta dinamismo a un área de descanso.

 

 

 

Cada mesa de mármol es única

El mármol nos deja jugar no solo con el tamaño sino también con las formas de las mesas, permitiendo diversos cortes que pueden dar lugar a mesas muy originales. Como esta mesa de mármol blanco con vetas en gris que se apoya sobre un pilar de mármol del mismo color y unos soportes dorados que le dan un plus de calidez y originalidad.

 

 

Pero además existen muchos tipos de mármol, de hecho podemos decir que cada pieza de mármol es única gracias a su color, que varía desde el blanco de los mármoles de Carrara o Calacatti, al negro de Marquina o Portoro pasando por el verde de Guatemala,  y el juego de sus vetas. De modo que cada pieza aporta un efecto diferente a la decoración general.

Una clásica mesa en forma de tulipa  de mármol oscuro puede funcionar perfectamente como mesita auxiliar en cualquier estancia de la casa, destacando por el brillo y el juego sinuoso de sus líneas.

 

 

Desde nuestro estudio de interiorismo Madrid, Teresa Galán apreciamos enormemente la versatilidad y atemporalidad de las mesas de mármol que con un poco de criterio pueden integrarse a la perfección en prácticamente cualquier estilo decorativo.

 

 

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán