• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Ya hablemos del mundo de la moda o del diseño, el blanco y negro dos son básicos que siempre son tendencia. Estos colores consiguen complementarse mutuamente restando uniformidad a las estancias. Su combinación es una mezcla de luminosidad y elegancia, que va mucho más allá de la sobriedad, permitiéndonos jugar con la simetría y la composición visual.

Combinar el blanco y negro nos permite destacar texturas y rasgos visuales. A través del uso de patrones geométricos podemos dar a las diferentes estancias estilos tan eclécticos que van desde el moderno al vintage, pasando por el industrial.

 

Cocinas y baños en blanco y negro

El blanco y el negro son dos colores que funcionan muy bien en el campo de la arquitectura y el diseño de interior. Su uso es tan flexible que puede aplicarse a prácticamente cualquier ambiente siempre que tengamos cuidado de que el blanco predomine por encima del negro, especialmente en los espacios no muy grandes.

El uso equilibrado de ambos nos permite jugar con la luminosidad que aporta el blanco, pongamos por ejemplo, en las paredes con un gran ventanal fuente de la luz principal de una cocina abierta al comedor, con la elegancia que el negro transfiere a los muebles y al elevado techo. Las líneas rectas que el negro remarca en los muebles y en la mesa de comedor pueden compensarse con un juego de sillas curvas en blanco, que contribuye a distribuir mejor la luz. Además, la combinación con lámparas negras da una sensación más dinámica al conjunto. Mientras el color blanco contribuye a la apertura del espacio, el negro lo define y le da presencia, creando una estancia con una acusada personalidad.

 

 

Puede que la combinación de blanco y negro en el baño fuera la última que se nos ocurriera, sin embargo, el uso de patrones geométricos de manera equilibrada pueden ayudarnos a dar ese toque de innovación sorprendente para este espacio sin renunciar a la sensación de pulcritud. Podemos añadir juegos de texturas y también toques de color dorados en el marco del espejo y los tiradores que aportarán un toque de color para romper la monotonía.

 

 

O jugar a combinar dos patrones diferentes en blanco y negro, uno en las paredes de la ducha y otro en el suelo del baño, compensándolos con el empleo de un toque de ocres o madera en algún objeto para romper un poco el efecto visual y dulcificar el conjunto.

 

 

 

Combinando el blanco y negro también en el salón

En el salón, si optamos por un mobiliario claro y sobrio, podemos dar una pincelada de originalidad utilizando un papel con patrones irregulares y curvos en blanco y negro en la pared principal. Debemos de tener cuidado de romper la uniformidad con algún toque de color, ya sean pequeños detalles en dorado, o el toque de vida que aporta siempre una gran planta verde.

 

 

Otra original opción que empleamos en Teresa Galán en el diseño de interiores Madrid para romper la monotonía del blanco y crear un hermoso contraste es pintar un mural geométrico en la pared principal de una estancia, se convertirá así en el eje visual que guiará el resto de la decoración de la sala jugando con líneas y texturas, creando un espacio elegante e innovador.

 

 

El negro puede ser muy útil también para crear contraste en estancias donde nos hayamos decantado por la luminosidad de paredes y suelos blancos, utilizándolo en muebles y cuadros. Originales sillas y muebles de metal conjugan la pulcritud con el diseño industrial.

 

 

El color blanco y negro siempre será una tendencia en decoración. En Teresa Galán tenemos claro que estos colores aportan elegancia y luminosidad a partes iguales. Apostar por ellos siempre será un acierto.

 

 

*Las imágenes incluidas pueden no corresponderse a artículos de Teresa Galán