• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

La decoración asiática está de moda. En realidad deberíamos hablar de decoraciones asiáticas, ya que el concepto es amplio y abarca varias culturas y países. No es lo mismo la decoración china, más abigarrada y colorida, que la japonesa mucho más minimalista y austera o, incluso, que la coreana o la India. Sin embargo, todas ellas tienen una serie de tendencias en común, que las unen entre sí y a la vez las separan de los tradicionales cánones occidentales.

Es evidente que lo asiático nos ha fascinado siempre. Podemos decir que desde que el gran viajero Marco Polo llegó del lejano Oriente relatando sus peripecias. La Ruta de la Seda consiguió que los productos de Oriente fueran un lujo para la nobleza a lo largo de la Edad Media y Moderna.

Lo oriental aporta un punto exótico y misterioso, pero también de paz y espiritualidad. Por eso, en el post de hoy desde el estudio de interiorismo en Madrid Teresa Galán queremos daros unas pinceladas sobre la decoración asiática.

 

Claves para la decoración asiática

 

Elegir la decoración asiática para nuestro hogar

Apostar por la decoración asiática puede ser una buena opción si estás buscando darle un nuevo aire a tu hogar. A través de la decoración asiática, introducirás parte del misterio, la espiritualidad, la paz y el lujo sencillo que caracterizan a la cultura asiática.

De hecho, podemos decir que las actuales tendencias de decoración occidentales ya tienen en sí mismas muchos puntos en común con las asiáticas. Como por ejemplo, la tendencia al minimalismo, a los espacios aéreos muy abiertos, el uso de los materiales naturales, etc.

 

Tendencias: decoración asiática

 

La decoración asiática suele apostar por los tonos neutros en las paredes. Colores cálidos y suaves como el blanco, el beige, los marrones claros, constituyen el fondo sobre el que se va diseñando el resto de la decoración. Pero no debemos olvidar introducir unas pinceladas de negro, un color básico en la decoración asiática. Y en ocasiones, toques de colores más vivos como los rojos o los dorados.

En cuanto a los materiales, se suele apostar por los naturales. La madera especialmente de haya, de pino o de cedro en muebles y suelo. El bambú puede utilizarse en alfombras o enmarcando alguna obra de arte. También se utiliza un material delicado como el papel de arroz en pantallas para separar ambientes. Y por supuesto, la seda como material textil por excelencia en cojines, alfombras y cortinas.

El contraste entre el ying y el yang es una de las bases de la decoración asiática que se puede manifestar en la combinación de diferentes materiales y texturas.

 

Cómo incorporar la decoración asiática en tu hogar

Decoración asiática: guía de estilo

 

Una decoración con mucho orden

Los muebles son, por lo general, bajos. Se trata de mantener el espacio despejado, ya sean camas o mesitas de centro o comedor nunca están muy elevadas. La cultura asiática lo hace casi todo a ras de suelo. Además, se tiende, al orden y  la simpleza.

Debemos decidir bien qué muebles son imprescindibles y dónde vamos a colocarlos. La sensación que aporten nunca debe ser abigarrada. El sentido de la armonía y el orden son fundamentales en la decoración asiática.

Una consideración muy importante es que, de algún modo, la naturaleza siempre está presente en la decoración asiática. Bien sea a través de la presencia de plantas como los bonsais, en forma de centros que aportan vida en una habitación. O bien integrando el paisaje en la estancia a través de grandes ventanales o puertas correderas. Como expertos en reformas e interiorismo te aconsejamos que nos consultes a la hora de darle a tu hogar un aire más asiático a través de la decoración y te maravilles con el resultado.