• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

¿Maximalismo o minimalismo?

Las tendencias en el mundo de la decoración interior son tan extensas que pueden llegar a los extremos. Que los detalles de pequeño tamaño estén de moda no quiere decir que los mayores no lo estén. En este sentido, existe cierta polaridad que nos permite abrazar los excesos y combinar estancias con una decoración muy cargada con otra en que apenas se percibe. El minimalismo y el maximalismo son tendencia. Y, bien planteados, ambos son un gran acierto a la hora de desarrollar un proyecto de interiorismo en Madrid.

A la vista del nombre de estas dos tendencias está claro qué nos vamos a encontrar en cada uno. El maximalismo puede entenderse a veces como un sinónimo de un espacio muy cargado, pero no tiene que ser así. Si se hace bien, por supuesto.

Si te gusta el maximalismo

El maximalismo supone tener un conocimiento amplio de decoración y tendencias porque no consiste en superponer texturas, formas y colores sin ton ni son. Sino que se trata de hacerlo combinándolo todo del modo correcto para conseguir una línea unificada que haga que la decoración de habitaciones sea perfecta, que llame la atención. Y en el buen sentido.

Proyectos de interiorismo en Madrid

Precisamente ahí estriba todo: en saber cómo hacer para que todo combine y tenga sentido. Por eso es importante comenzar este tipo de proyectos con una idea clara: qué efecto quieres conseguir.

Las propuestas cargadas de color suelen ser unas de las más repetidas en las decoraciones interiores  en que impera el maximalismo. No nos extraña, porque son las que mejores resultados estéticos ofrecen a simple vista. Además, consiguen transmitir una sensación de alegría y calidez casi innato. Para los más atrevidos, nada como incluir diferentes tendencias decorativas, incluso estampados.
interiorismo en Madrid

Apuesta minimalista

Esto no quiere decir que no se pueda conseguir un efecto similar con el minimalismo. Aquí, las gamas cromáticas elegidas son fundamentales para que funcione. No siempre, pero suelen ser neutras, que combinan a la perfección con la sobriedad de estas propuestas.

Optar por una decoración interior minimalista puede ser una opción interesante cuando quieres resaltar una pieza de gran tamaño por encima del resto de la estancia, como por ejemplo una lámpara. No necesitas más para realzarla y eso es, precisamente, lo que te interesa.

Decoración interior en Madrid

Aquí se trata de optar por líneas sencillas, sin adornos, con especial incidencia de las figuras geométricas. Y, a ser posible, sin sobrecargar las paredes ni los muebles de la estancia. De hecho, lo que se busca es crear espacios diáfanos.

Lo que está claro es que, en términos de un proyecto de interiorismo en Madrid, lo que no encajan son los términos medios. Somos conscientes de que apostar por el maximalismo o el minimalismo a la hora de poner tu casa o tu oficina puede resultar complejo. Es difícil saber si se te has quedado corto o te has pasado. Si necesitas ayuda no dudes en ponerte en contacto con Teresa Galán, te ayudaremos a concretar estas tendencias de puntos opuestos.