• Sin Productos en el Carrito
Teresa Galán I Arquitectura y Diseño Interior
0
  • Sin Productos en el Carrito

Comedores exteriores con encanto

Ya sea en el Mediterráneo con vistas al mar o en un ático con el skyline de Madrid de fondo, los comedores exteriores son lugares estrella del verano. Durante estos meses, y tras un largo confinamiento, no estamos dispuestos a renunciar a hacer toda la vida posible fuera de cuatro paredes. Como en nuestro estudio de interiorismo en Madrid nos gusta inspirarte, sigue nuestros consejos para crear este tipo de espacios con encanto.

 

Un fresco refugio

Un comedor exterior en el que sea agradable estar debe proporcionar resguardo del sol. Sobre todo durante los almuerzos, que coinciden con las horas del día en las que brilla con más fuerza. De lo contrario, se hará difícil organizar comidas cuyas placenteras sobremesas se alarguen debido a lo encantador del entorno.

 

Comedores exteriores con encanto

 

Existen muchas formas de conseguirlo. Una de las más básicas es aprovechar el espacio de porche con el que cuente la casa. Bastará con colocar la mesa y los asiento del tamaño adecuado para que no genere sensación de agobio y añadir algún toque decorativo que siga el estilo del interior. De esta forma se transmitirá conexión entre ambos entorno.

También es muy común colocar una pérgola. Ya sea de obra o prefabricada, puede complementarse con tejidos que, al recogerse o extenderse permitan crear sombra o disfrutar del cielo nocturno. Para comedores con encanto romántico o rústico la opción ideal es crear una «tela» de plantas y flores tipo enredadera.

 

Un lugar en el que descansar

Los jardines, patios y terrazas son los lugares en los que vivimos durante el verano. Si pudiéramos, dormiríamos también en ellos. Por eso, un comedor con encanto tiene que ir más allá de ser el espacio el que nos sentamos a comer. Para crear estancias que inviten a relajarse y disfrutar lo ideal es que sean multifunción.

 

Comedores exteriores con encanto

 

¿Qué mejor que contar con un lugar junto al comedor exterior en el que reposar la comida e incluso dormir una pequeña siesta reparadora? Puede crearse una zona de obra, como un banco o cama a medida. O bien, puede colocarse tumbonas, cojines o piezas similares que inviten a continuar la sobremesa cómodamente.

En el caso de que se haya piscina, lo ideal sería que estuviera cerca de ella. Y si hay vistas al mar, que el comedor permita disfrutar de vistas privilegiadas además de platos deliciosos.

 

Zona de barbacoa incorporada

No hay veranos sin barbacoas. Los más expertos son capaces de hacer a la parrilla auténticas exquisiteces, pero lo mejor de ellas es compartirlas con amigos y familia. Por eso, colocar una barbacoa en el comedor exterior es un must para los amantes de este tipo de comidas. Es posible incluso añadirle un horno de leña tradicional para que sea más versátil aún.

 

Comedores exteriores con encanto

 

En estos casos es muy útil contar con un espacio para cocinar y de limpieza. Bastará con una encimera de un par de metros que permita preparar la comida cómodamente y mantener todo limpio después sin tener que entrar y salir en casa y, sobre todo, sin atraer molestas moscas y mosquitos.

Si se añade una chimenea exterior el comedor podrá utilizarse también en las noches en las que las temperaturas bajen un poco más o en durante el resto del año cuando se viva algún veranillo de San Martín.

 

El poder de la iluminación

Un elemento clave y que determinará si un comedor exterior tiene encanto o no es la iluminación. Bien se elijan velas, farolillos, guirnaldas de bombillas o lámparas, deben tener la capacidad de transmitir calidez. Es importante que permitan ver bien sin renunciar al romanticismo. No olvidemos que es un lugar en el que celebraremos innumerables cenas, por lo que ha de poder utilizarse durante la noche.

 

Comedores exteriores con encanto

 

Como ocurre en el interior, lo más acertado a la hora de generar espacios cálidos y acogedores es optar por diferentes puntos de luz que no tengan demasiada intensidad. La luz ambiente transmite calma e invita a sentirse cómodo, como en casa.

 

Si estás deseando desayunar, comer y cenar fuera y nuestro artículo te ha inspirado para darle ese toque de encanto a tu comedor exterior, nuestro estudio de decoración en Madrid puede ayudarte a conseguirlo con un resultado único y personal. Ponte en contacto con nosotros y haremos tu proyecto realidad.